jueves, 17 de agosto de 2017

Instagram: ya no es lo que era.

Durante este curso 2016-2017 la red social que más hemos utilizado ha sido Instagram. Cuando empezamos hacerlo pensamos que era una red que estaba en auge y que pronto alcanzaría a Facebook. Además publicar simultáneamente desde Instagram tanto en Facebook como en Twitter resultaba interesante. Pero desde hace algún tiempo, andamos algo desencantados. No vamos a hablar de nuestro perfil, más bien de nuestro feed, es decir, las fotos que nos enseña Instagram de la gente que seguimos. 




Antes Instagram era más autentico porque las fotos aparecían en tiempo real y secuencia real. Digamos que en su inicio Instagram era mucho más real. Ahora el famoso algoritmo hace que Ia aplicación nos enseñe las fotos en un orden aleatorio. Lo del orden aleatorio podría estar bien, si el susodicho algoritmo lo utilizase para enseñarnos en primer lugar las fotos de amigos más cercanos o nuestros familiares, es decir, de la gente a la que damos más likes. Sin embargo, poco o nada hay que nos guste de los resultados de la aplicación del algoritmo, junto con otras cosas que tampoco nos gusta y además, no conseguimos entender:  
- Que oculten a la gente que seguimos. Hay personas que sistemáticamente desaparecen de nuestro feed, y si las siguimos ¿no será porque queremos ver sus fotos?   
- Que cuando se muestra una foto de una persona, no sea la última. Hacer la prueba con alguien que sigáis que tenga actividad diaria, comprobareis que habrá fotos que se saltaran de mostrarlas  y os daréis cuenta pasado varios días si entráis en el perfil de la persona.
- Los privilegios a los usuarios con más seguidores. Solo pueden subir enlaces en Stories los usuarios de más de 10.000 seguidores. Es un fastidio no poder poner enlaces en los pies de foto, pero si deciden que en Stories sí....¿por qué no es para todos esta medida? ¿de lunares y naranjas? 
- No poder saber si los seguidores y likes que tiene una persona son reales o no. Lo más triste es que Instagram lo sabe. Vamos si nosotros podemos saberlo, evidentemente Instagram es conocedor utilizando uno de sus famosos algoritmos. Pero esta claro que la compañía le viene bien. Cuantos más usuarios, likes y demás haya en Instagram, más vale la compañía, aunque por dentro haya una red de usuarios que no interactúan, de gente que gana dinero haciendo comentarios falsos y otras artimañas... 

La realidad es que aunque Instagram tenga un fondo bastante oscuro, lo que de verdad no se puede negar es que su concepto y su esencia, es muy buena. De momento es nuestra red social favorita y continuaremos utilizándola. Aunque nos hemos quedado con la copla y seguiremos echando a faltar ajustes que la harían más justa y ecuánime.

Es absolutamente utópico pedir a Instagram que considere que vive gracias a sus usuarios: somos nosotros los que generamos contenido, los que interactuamos y los que mantenemos viva esta aplicación y, por tanto, deberíamos ser nosotros los que decidiéramos cómo queremos Instagram. Personalmente, queremos que el feed vuelva a ser real y que volvamos a la vida pre-algoritmo. 

Repetimos: instagram ya no es lo que era.

Mas información

No hay comentarios: